6 ejemplos reales de ciudades que han hecho sus calles más inteligentes y seguras

Las ciudades de hoy son más inteligentes que nunca, pero todavía hay muchas formas en las que la tecnología puede ayudarnos a hacerlas más inteligentes. Un área que muchas ciudades de todo el mundo intentan mejorar mediante los avances tecnológicos son los accidentes de tráfico. Los daños graves y muertes provocados en accidentes relacionados con el tráfico ocurren en todo el mundo, por lo que muchas ciudades ponen todo su empeño en encontrar soluciones lo antes posible.

Aunque las ciudades son, en general, más seguras y se ha progresado mucho en la reducción de los accidentes, hay algunas tendencias preocupantes. En Europa, las muertes por accidentes de tráfico estaban disminuyendo progresivamente hasta que en 2015 la tendencia revirtió. En los Estados Unidos, las muertes por accidente se están reduciendo en general, pero los accidentes en áreas urbanas aumentan. Teniendo en cuenta que cada vez hay más personas que viven en ciudades, debemos encontrar formas de hacerlas más seguras y reducir los accidentes de tráfico.

Hemos recopilado seis ejemplos reales de ciudades que han incorporado la tecnología para reducir los accidentes y ser más seguras e inteligentes.

road-safety-traffic-fatalities-prevention

Vision Zero

El primer país que incorporó el programa Vision Zero fue Suecia en 1997 y ya se ha extendido por todo el mundo. El objetivo del programa es hacer las carreteras más seguras reduciendo los daños graves y muertes. La filosofía que lo respalda es “La vida y la salud jamás pueden reemplazarse por otros beneficios para la sociedad”.

Otras ciudades del mundo han adoptado iniciativas similares, como los Estados Unidos, Canadá, los Países Bajos y el Reino Unido.

La forma en la que las ciudades implementan el programa varía; algunas utilizan sensores en señales de tráfico para llevar a cabo análisis espaciales y descubrir dónde suceden diferentes tipos de accidentes e identificar qué lugares son mejores para situar carriles bici.

Los Países Bajos, por ejemplo, utilizaron los datos para averiguar dónde coincidían la velocidad, la masa o la dirección y ahora están tomando medidas para evitar que ese tipo de vehículos se mezclen. También trabajan con la idea de que sus carreteras deberían estar preparadas para que cuando ocurra un accidente el resultado no sea fatal.

Array of Things (Chicago)

El proyecto, que se lleva a cabo en la ciudad de Chicago y trabaja con Loop Alliance, consiste en la instalación de sensores en muchas de las principales calles de la ciudad. Estos sensores proporcionarán datos que permitirán conocer en más profundidad cómo se mueven los peatones y los vehículos por la ciudad. Los urbanistas e ingenieros pueden usar estos datos para mejorar la seguridad viaria.

La tecnología también permitirá centrarse en problemas como el asma urbana, las inundaciones, la calidad del aire y el cambio climático. El investigador jefe de Array of Things, Charlie Catlett explicó que “se trata de crear nuevos flujos de datos que nos permitan entender y solucionar los principales retos urbanos”.

El proyecto no se limita solo a Chicago. También colabora con 9 universidades de alrededor del mundo, las cuales se encuentran tanto en otras ciudades estadounidenses (Atlanta, Nueva York, Portland y Seattle) como en extranjeras en el Reino Unido y los Países Bajos.

traffic-fatalities-prevention

Hudson Yards (ciudad de Nueva York)

Hudson Yards es un proyecto de desarrollo urbanístico notable por dos motivos: es el desarrollador urbanístico privado más grande de los Estados Unidos y utiliza tecnología de última generación. Este proyecto todavía está en fase de desarrollo, aunque algunas partes ya se han completado.

El desarrollo medirá todos los aspectos de la comunidad, desde el flujo de tráfico a la calidad del aire. Todo estará conectado con tecnología punta, que en parte se usará para mejorar la circulación del tráfico y hacerlo más seguro.

Otros problemas que los datos de Hudson Yards podrán colaborar a solucionar son los costes energéticos, la reducción del impacto ecológico y comprobar el estado de las cosas en tiempo real, lo que se podría traducir en cualquier cosa, desde el tiempo de espera de un tren hasta la disponibilidad de una cinta de correr en el gimnasio.

Centro de Operações Prefeitura Do Rio (Rio de Janeiro)

Este proyecto conjunto de la ciudad de Rio e IBM cuenta con un sistema instrumentalizado del gobierno local con datos de más de 30 agencias diferentes de toda la ciudad. Utilizan algoritmos y un equipo de analistas de datos, con lo que no solo realizan informes sobre lo que está ocurriendo en la ciudad, sino que también crean modelos predictivos.

Este modelo de gran alcance tiene diferentes aplicaciones en toda la ciudad, además de una gran cantidad de información valiosa sobre el tráfico. Por ejemplo, el sistema puede ser de gran ayuda para la policía en un accidente. Los agentes pueden saber cuántas ambulancias están en camino y proporcionar servicios de emergencia con más información si fuera necesaria.

traffic-fatalities-prevention-tools

Safe London Streets (Londres)

Transports for London es consciente desde hace tiempo del valor de la tecnología en el abordamiento de las muchas opciones de transporte de la ciudad, por ejemplo el uso de datos para proporcionar información en tiempo real a los usuarios. Ahora, usan los datos para identificar las causas de los accidentes de tráfico y encontrar formas de evitarlos.

Una de esas formas es la reducción de la velocidad, que es uno de los factores más importantes de los accidentes de tráfico. Utilizan mapas de límite de velocidad digitales y tecnología que garantiza que los autobuses no sobrepasan el límite de velocidad.

Su programa ya está consiguiendo resultados positivos. La cantidad de personas muertas o gravemente heridas en un accidente de tráfico se ha reducido en un 40% y se encuentra en el mínimo jamás registrado. El nuevo objetivo es reducir los fallecimientos y heridos graves en un 50% (o 10.000 personas) antes del 2020.

Traffic Fatalities Prevention (Barcelona)

Para llegar al objetivo de la Unión Europea de reducir los accidentes de tráfico en un 50% antes del 2020, la ciudad de Barcelona ha implementado la solución inteligente de Bismart Traffic Fatalities Prevention.

Esta solución tiene en cuenta datos sobre accidentes producidos en la ciudad, como por ejemplo, el número de accidentes, dónde se produjeron e, incluso, las condiciones meteorológicas del momento para crear una herramienta de machine learning que prediga dónde y cuándo es probable que se produzca un accidente.

Así, las fuerzas de seguridad y los servicios de emergencias pueden distribuirse mejor para llevar a cabo una aproximación preventiva para los accidentes de tráfico.

[embed]http://youtu.be/S-eCQrdx530[/embed]

Puedes leer más sobre Traffic Fatalities Prevention aquí. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si tienes alguna duda o deseas más información.

DÉJANOS TU COMENTARIO