Los beneficios de las smart cities: atención al ciudadano mejorada con e-Governance

Las smart cities son ciudades en las que la inversión en capital social y humano y en transporte tradicional e infraestructuras TIC modernas alimentan un desarrollo económico sostenible y una alta calidad de vida mediante el uso de Internet of Things (IoT) para optimizar la eficiencia de las operaciones y servicios de la ciudad.

Los datos recopilados a través de los varios proyectos smart city del mundo proporcionan numerosos ejemplos de formas en las que un mayor desarrollo de smart cities y la adopción de políticas smart cities en ciudades de todo el mundo puede mejorar el bienestar general de los residentes y mejorar la eficacia del gobierno.

Una forma en la que las smart cities intentan usar la tecnología para aumentar la participación ciudadana son las iniciativas e-Government, que quieren mejorar la eficacia del sector público y simplificar los sistemas del gobierno para apoyar al desarrollo sostenible. eGovernment utiliza vías online sencillas para que los ciudadanos puedan acceder a los principales servicios del gobierno fácil y rápidamente. Un ejemplo sería un ayuntamiento que almacena un registro de los sucesos de la vida --nacimientos, bodas, muertes-- en la nube, en vez de documentos en papel, para que tanto el personal como los cargos del ayuntamiento puedan acceder a ellos fácilmente.

Digitalizar los antiguos documentos en papel mejora definitivamente la eficacia. Con menos trabajadores se pueden procesar más documentos, lo cual significa que los ciudadanos pueden disponer de sus documentos más rápidamente y realizar procesos burocráticos con más facilidad. Los ahorros en mano de obra pueden llevar también a un ahorro de costes, entre los que se incluyen los costes financieros y de tiempo.

Un ejemplo de eficacia mejorada es la iniciativa de cuatro días laborables del estado de Utah en Estados Unidos. El estado de Utah usó sus servicios de eGovernment para implementar una semana laborable de cuatro días para sus empleados y reducir los costes en aproximadamente 4,1 millones de dólares gracias al menor gasto en energía, servicios de conserjería y horas extra.

Según el informe bianual de las Naciones Unidas “E-Government in Support of Sustainable Development” de 2016, ha habido un gran aumento en el número de países que usan e-Government para proporcionar servicios públicos online a través de estas plataformas. En 2003, solo 45 países disponían de una vía sencilla para que los ciudadanos pudieran acceder a la información y solo 33 daban la posibilidad de realizar transacciones online. En 2016, por lo menos 90 países ofrecen acceso a algún tipo de plataforma e-Government. Las smart cities pueden usar las plataformas e-Government para asegurar que sus instituciones sean cada vez más inclusivas, eficaces, responsables y transparentes. Las ciudades pueden dirigirse también a las redes sociales para involucrar a los ciudadanos en las decisiones.

Hay cuatro modelos generalmente aceptados de e-Government:

  • Gobierno a ciudadano (G2C)
  • Gobierno a empresas (G2B)
  • Gobierno a gobierno (G2G)
  • Gobierno a trabajador (G2E)

Todas son formas útiles de mejorar las vidas de los ciudadanos. Hablemos de ellas y de cómo se benefician las smart cities que usan estas tecnologías.

Gobierno a ciudadano

Este es probablemente el primer modelo que viene a la mente cuando pensamos en e-Governance. Es el modelo que usa el ayuntamiento para comunicarse con los ciudadanos por e-mail, mensaje de texto… También con métodos más tradicionales como la página web del ayuntamiento, foro o emisora de radio online.

Gobierno a empresas

Los emprendedores son críticos con el éxito de las smart cities. Este modelo quiere involucrar a los empresarios de la ciudad mediante interacción directa entre los cargos del ayuntamiento y el sector empresarial. El objetivo es recortar el papeleo y evitar los "atascos" para los dueños de las empresas. Las compañías pueden recibir directamente conocimiento y feedback sobre nuevas políticas, regulaciones, impuestos, beneficios, planes de crédito que puedan serles de utilidad. Eso permite que haya un flujo continuo de información entre las empresas locales y los legisladores para incentivar el máximo nivel de eficacia. Las empresas que quieren compartir datos con el ayuntamiento también les hacen un favor a los ciudadanos, pues las políticas pueden modificarse continuamente para maximizar la eficacia.

Este modelo también fomenta las transacciones comerciales online para gestionar la economía local. Los ayuntamientos pueden producir informes y publicar datos para que las empresas puedan tomar mejores decisiones cuando pronostiquen. Esto también reduce las transacciones en papel y los desplazamientos, con lo cual también se beneficia el medio ambiente.

smart-city-benefits

Gobierno a gobierno

Este modelo utiliza plataformas online para que los gobiernos de las smart cities puedan intercambiarse las buenas prácticas. En la Unión Europea esto es especialmente interesante, ya que las grandes áreas metropolitanas intentan estandardizarse en todo el continente siguiendo las directivas de la Comisión Europea. Los portales online permiten a los trabajadores públicos comunicarse a través de las fronteras y compartir datos a un ritmo creciente. Las ciudades pueden aprender de los errores de las demás e implementar buenas prácticas.

Gobierno a trabajador

Este modelo usa software online para facilitar el gobierno de la ciudad. Esto se lleva a cabo mediante la gestión online de los empleados. Las tareas relacionadas con los empleados pueden llevarse a cabo de forma eficaz online. Esas tareas pueden incluir las nóminas, provisiones de financiación, planes de pensiones e información bancaria. Esto ahorra recursos que de otra forma se subcontratarían o se llevarían a cabo por personal de recursos humanos.

Por supuesto, el e-Government es una de las muchas herramientas disponibles para ayudar a los ciudadanos de smart cities y, aunque algunos planes de e-Government han tenido algunos obstáculos (como el Obama Care en Estados Unidos), una vez se resuelven los pequeños problemas la gestión online de muchas actividades del gobierno es una mejora respecto a los antiguos métodos en papel en los que muchas ciudades todavía se basan.

DÉJANOS TU COMENTARIO