0

Los cuadros de mando y dashboards son herramientas que permiten a las organizaciones el seguimiento y análisis de sus indicadores y otros resultados.

La implantación de un cuadro de mando es un proceso de mejora continuada donde periódicamente deben aplicarse cambios para adaptarse a las circunstancias de cada momento y para ajustar los indicadores a los objetivos de la organización.

Además, los cuadros de mando o dashboard requieren un periodo de adaptación para analizar si su diseño, usabilidad y análisis están alineados con la estrategia empresarial y las necesidades de sus usuarios para un correcto diagnóstico de los resultados y posterior toma de decisiones.

Sin embargo, la implantación de una solución tecnológica de estas características supone ciertos retos, como la gestión del tiempo, el conocimiento de la situación actual de la empresa, la implicación de los altos cargos ejecutivos, la definición de prioridades y de objetivos estratégicos y la detección de variables críticas necesarias para controlar cada área funcional.

Aun así, hay ciertos pasos que pueden ser factores que lleven el proyecto al éxito.

Implantación Cuadro de mando

Factores de éxito en la implantación de un cuadro de mando

Hay varios factores que pueden ayudar a que la implantación de un cuadro de mando sea un éxito.

  • Aproximación top-down. Desde los aspectos más estratégicos como la definición de las líneas estratégicas y objetivos hasta la concreción de los datos que permitirán la obtención de los indicadores para medir el grado de cumplimiento de los objetivos.
  • Implicación del Equipo de Dirección en las fases iniciales y finales del proyecto para una correcta definición y revisión/validación de los resultados obtenidos.
  • La correcta definición de los indicadores para asegurar una única lectura de los indicadores. Aspectos como Finalidad, Método de cálculo, Origen de los datos… ayudan a una correcta definición de los metadatos asociados al indicador.
  • Número de indicadores adecuado, representa el mismo problema un defecto de información que un exceso.
  • La disponibilidad y calidad de los datos necesarios para el cálculo de los indicadores con el objetivo que la información esté siempre disponible, minimizar los esfuerzos para su obtención y asegurar que los datos son veraces.
  • Herramientas orientadas al usuario para facilitar su uso y correcta comprensión de los resultados de forma visual e interactiva. Destacando los resultados más relevantes en informes predefinidos y la posibilidad de realizar informes ad-hoc que permitan un mejor análisis y diagnósticos de los resultados.

Finalmente, es importante prepararse para las sorpresas. Los cuadros de mando permiten hacer descubrimientos sobre los datos. Es un buen momento para analizarlos de forma crítica y usarlos para tomar nuevas decisiones.

 

 

DEJANOS TU COMENTARIO

    Tags

    See all