6 formas en las que la tecnología puede marcar la diferencia en la población de edad avanzada

¿Sabías que la población en edad avanzada ha llegado a un máximo histórico? Durante el siglo XXI vamos a presenciar un envejecimiento más rápido que nunca. Este no es un cambio temporal, según un extenso estudio realizado por la ONU. El estudio examina cómo ha envejecido la población mundial desde 1950 y cómo seguirá envejeciendo hasta 2050. Este es un fenómeno global y afectará a personas de todos los países.

La población en edad avanzada lleva consigo un conjunto específico de retos sociales y económicos, y los países de todo el mundo deben encontrar formas de enfrentarse a ellos. Un estudio de IBM ha creado unas estadísticas crudas, como el hecho de que 3 de cada 5 mayores viven con una enfermedad física prolongada, mientras que 1 de cada 3 tiene una de corta duración. 1 de cada 4 sufre problemas de memoria.

Además de todas estas preocupaciones de salud, los cambios demográficos significan que la cantidad de cuidadores por persona está disminuyendo; cada vez hay menos y menos personas disponibles para cuidar a mayores.

aging-population

Con esta situación en todo el mundo, es esencial desarrollar nuevas formas de atender a nuestra población en edad avanzada.

Los avances tecnológicos nos proporcionan muchas herramientas para combatir problemas comunes con los que se encuentran los mayores. Si podemos juntar la tecnología con las necesidades de los mayores, podemos mejorar sus vidas y ayudar a la sociedad en general. A continuación hay una lista de seis formas en las que podemos utilizar la tecnología para ayudar a la población en edad avanzada… y algunas de ellas ya se están usando.

¿Estás interesado en cómo podemos usar la tecnología para ayudar a las personas mayores? Únete a nuestro grupo de LinkedIn “Big Data Saves Lives” para participar en el debate.

1. Identificar más rápidamente a las personas en riesgo

Actualmente, muchas organizaciones de servicios sociales usan un modelo reactivo para ayudar a las personas. Es decir, tiene que haber alguien que informe a la organización de que hay una persona que necesita ayuda. Sin embargo, este modelo significa que la ayuda puede llegar solamente a esas personas que son capaces de pedir ayuda y conscientes de que tienen derecho a recibir asistencia. Hay muchas personas en riesgo que no cumplen esas condiciones.

Mediante el Big Data podemos cambiar a un modelo predictivo. Podemos usar los datos para predecir qué personas tienen más probabilidad de estar en riesgo y los servicios sociales pueden contactar con ellos de forma proactiva. No solo podemos llegar a personas que de otra forma no podrían recibir ayuda, sino que también podemos proporcionarles ayudas a tiempo.

aging-population

2. Ayudar a los mayores a ser más autosuficientes

El 90% de los mayores en los Estados Unidos ha expresado el deseo de vivir en su propio hogar durante todo el tiempo que puedan. La tecnología lo hace posible. Aunque no sufran problemas de salud serios, muchas personas mayores padecen movilidad reducida, y puede resultarles difícil realizar tareas simples como levantarse a encender la luz. Con la tecnología de Internet of Things podemos proporcionarles herramientas sencillas que pueden marcar una pequeña pero importante diferencia en sus vidas.

Hablemos de pequeños cambios que podríamos hacer en el hogar de una persona mayor. Podrían abrir puertas con un móvil, o abrir o cerrar el grifo con un sensor. Los fogones podrían apagarse después de estar encendidos demasiado tiempo o podrían encender y apagar luces con un sensor de movimiento, lo que podría evitarles caídas al no tener que levantarse durante la noche.

También se puede dar acceso a esta información a un miembro de la familia o a un cuidador que puede monitorizar la situación y ser consciente de los cambios.

Todos estos pequeños cambios pueden ayudar a las personas a mantener un nivel de autosuficiencia del que no podrían disfrutar de otra forma.

3. Acercar la atención médica a sus casas

Para las personas de edad, un trayecto hasta el médico para recibir tratamientos muy necesarios puede ser tarea difícil. La tecnología puede ayudarnos a acercarles el médico a casa. Un artículo de Forbes estima que 22 millones de familias usarán algún tipo de asistencia virtual el año que viene.

Muchos centros médicos ofrecen servicios de “telesalud”, lo que significa que los pacientes pueden contactar a su médico por teléfono o videollamada. La atención basada en la tecnología puede tomar la forma de tecnología de escaneo facial y cuestionarios que ayudan en el diagnóstico del paciente (como nuestro Medic Mirror).

También existen herramientas que pueden tomar el papel de un cuidador y recordar a los mayores que tienen que hacer cosas, o tomar decisiones, así como mantener un control de sus patrones de salud. Cognitive Eldercare de IBM y nuestro Voice Helper son solo dos de estas herramientas. El Voice Helper, por ejemplo, puede enviar recordatorios programados para tomar la medicación.

Es útil para un cuidador o familiar poder observar cambios en los patrones, pero también es una forma de mantener a la persona mayor participando activamente en su propia atención sanitaria.

older-person-doctor-aging-population

4. Protegerles del fraude

La población en edad avanzada es vulnerable al fraude económico y robo de identidad. El National Center on Elder Abuse informa que 1 de cada 8 casos de los que reciben está relacionado con la explotación financiera. Afortunadamente, los bancos están tomando medidas de seguridad más potentes para proteger a los mayores del robo con sistemas de detección de fraude. Los wallets virtuales diseñados especialmente para mayores también son una posibilidad.

Los bancos también pueden recopilar datos sobre la conducta de la población mayor para mejorar la detección de comportamientos sospechosos.

Hay otra medida que los cuidadores pueden tomar para ayudar a proteger a los mayores: simplemente hablar de información financiera con ellos. Aquí el papel de la tecnología se reduce a ayudar a mantener el contacto entre los mayores y sus seres queridos o un asesor profesional.

5. Mantenerles integrados

Un estudio de la Universidad de California en San Francisco encontró que un 43% de las personas mayores se siente sola de forma habitual. Según este estudio, los mayores que dijeron sentirse solos tenían un riesgo el 59% más alto de empeoramiento y un riesgo el 45% más alto de muerte. Este es un problema serio y debemos desarrollar herramientas tecnológicas para mantener a las personas de más de 65 años integradas en su entorno.

Apps de vídeo chat y las redes sociales pueden ayudar a los mayores a mantenerse en contacto con sus seres queridos. Cosas como la realidad virtual -como visitas a museos de arte o un viaje a un sitio emblemático- pueden hacerles recordar sucesos de su vida y hay muchos juegos cognitivos en línea que pueden ayudarles a mantenerse activos mentalmente.

Incluso estamos presenciando la aparición de centros virtuales para mayores donde pueden conectarse para socializar y dar clases para aprender nuevas habilidades. Pueden sentirse parte de una comunidad hasta si no pueden salir de casa a menudo.

La clave es hacer soluciones a medida para la población mayor y asegurarse que los beneficios son claros para ellos. Pequeños detalles como una interfaz simple y una fuente lo suficientemente grande pueden ayudarles de gran manera a relacionarse con la tecnología.

elderly-people-technology

6. Identificar problemas antes de que se conviertan en una crisis

Un hilo común en todos los ejemplos anteriores es que los datos pueden ayudar a identificar los problemas antes de que se conviertan en una crisis. Podemos establecer patrones más fácilmente y encontrar cambios más rápidamente que sin los datos. Cuando los datos empiezan a parecer diferentes de lo habitual, los cuidadores -ya sean familiares, amigos o los servicios sociales- pueden intervenir rápidamente.

Eso también puede ayudar a gestionar los problemas eficientemente y en puntos en los que todavía se pueden controlar. También puede aliviar un poco la carga a los cuidadores, pues pueden descansar tranquilos sabiendo que un sensor inteligente vigila a su ser querido y puede informarles de problemas potenciales.

Estas herramientas tecnológicas no solo son mejores descubriendo inconsistencias o cambios que los humanos, sino que a veces son más económicas y más rápidas. Eso no significa que las personas sean irrelevantes, sino que podemos usar los datos para complementar lo que hacemos bien y mejorar la atención a las personas mayores.

Si te interesa, puedes leer más aquí:

Únete a nuestro grupo de LinkedIn "Big Data Saves Lives" para participar en el debate y compartir tus experiencias y conocimiento. Puedes invitar a tus compañeros a la conversación, si quieres. 

DÉJANOS TU COMENTARIO