Interoperabilidad en la era de la tecnología flexible

En la era de la tecnología flexible y la extensibilidad, la interoperabilidad entre sistemas ya no es un valor añadido, es una necesidad

Bismart-Interoperability-Interoperabilidad

La diversificación del mercado tecnológico es evidente. La oferta de software, herramientas tecnológicas y aplicaciones se ha extendido muchísimo en los últimos diez años, dibujando un panorama en el que los grandes titanes del mercado tecnológico representan una fracción considerablemente menor del mercado total que años atrás. 

Esta casuística ha obligado a las compañías vendedoras de software y de herramientas tecnologías a posicionar la interoperabilidad y la integración entre sistemas como un valor añadido cada vez más destacado de sus soluciones tecnológicas. 

De hecho, muchos proveedores tecnológicos ya ofrecen soluciones pensadas para la extensibilidad. Es decir, la capacidad de un software o una tecnología de ser ampliado por otro software que, además, no tiene por qué ser del mismo proveedor. Este fenómeno es conocido como tecnología flexible. Flexible porque se puede ampliar y flexible porque se puede ampliar a través de otro proveedor. 

Hoy en día, un software que no se integre con otras plataformas y tecnologías difícilmente tendrá su espacio en el mercado, a pesar de que su funcionamiento sea mejor que el de otras herramientas. 

Interoperabilidad en la era de la tecnología flexible

En la actualidad, la interoperabilidad es difícil de esquivar. Piensa un segundo en tu empresa y en las herramientas que usas a diario. Con toda seguridad, es muy probable que no todas sean del mismo proveedor tecnológico.

Las empresas son cada vez más tecnológicas, digitales y data-driven. La inclinación hacia la tecnología y el aprovechamiento de los datos implica más herramientas que, además de integrarse entre ellas, deben habilitar la integración de datos. Los datos ya son un asset fundamental en el mundo del business y para que las organizaciones puedan seguir su evolución natural hacia una cultura cada vez más data-driven, es necesario que los softwares y sistemas empresariales no interrumpan el flujo de los datos

La integración de datos es una parte fundamental de la integración de sistemas. Por tanto, a la hora de invertir en cualquier solución tecnológica, las empresas deben explorar las posibilidades de interoperabilidad de la solución en cuestión. 

Para que la diversidad de software, sistemas y herramientas no sea problemática, los sistemas deben tener la capacidad de intercambiar datos e información entre ellos. En otras palabras, interoperabilidad. 

Interoperabilidad en el entorno empresarial

¿Por qué las empresas necesitan la interoperabilidad? Esencialmente, para poder operar de forma ininterrumpida. En concreto, la interoperabilidad entre sistemas es necesaria para que: 

  • Los procesos de negocio y las operaciones no se vean interrumpidos.
  • Se pueda compartir información a nivel interno y externo.
  • Los metadatos puedan ser debidamente gestionados.
  • Los datos puedan ser analizados y aprovechados en su totalidad
  • Los datos puedan ser consolidados.
  • La información pueda ser transformada en conocimiento.
  • Los cargos directivos puedan tomar decisiones basadas en datos o data-driven decisions.

En cuanto al intercambio de datos, debemos tener en cuenta que cada sistema requiere los datos en un formato concreto. Por tanto, para que los flujos empresariales puedan discurrir sin impedimento, los sistemas necesitan que los datos sean transformados para poder entenderlos. Básicamente, cada sistema habla un idioma y para poder entenderse unos con otros requieren de un intérprete que, en este caso, son las plataformas y/o procesos que posibilitan la interoperabilidad como ETL, por ejemplo. 

Las plataformas de interoperabilidad y sistemas de integración de la información empresarial solventan los retos que plantea la integración de datos entre múltiples sistemas: 

  • Normalización y estandarización de los datos.
  • Integración de la información entre sistemas, plataformas y APIs. 
  • Adaptación de la información a cada sistema. 
  • Consolidación de la información y garantías de data quality
  • Aplicación de políticas de data governance
  • Accesibilidad de la información en tiempo real. 

La interoperabilidad entre sistemas también facilita la automatización de procesos, en la medida en que posibilita que el intercambio de información no se interrumpa y se pueda llevar a cabo en tiempo real

Por otro lado, disponer de un entorno tecnológico integrado resulta esencial para que las compañías puedan actualizar sus herramientas y softwares operativos cuando sea requerido. Esta posibilidad está vinculada a la escalabilidad y a la posibilidad de dar respuesta a las necesidades de IT a largo plazo para poder incrementar la productividad. 

La tecnología avanza cada vez más rápido y también lo hacen las necesidades de las empresas. En este sentido, la frecuencia con la que las organizaciones actualizan su infraestructura, tecnologías y los protocolos vinculados a estas herramientas es cada vez mayor. Para que esta transformación tecnológica sea posible, la interoperabilidad debe ser una realidad. Además, los sistemas integrados permiten que una compañía pueda incorporar una tecnología o actualizar un software sin tener que renunciar a la infraestructura heredada y a los demás sistemas de los que ya disponen. 

 

Conclusión

La interoperabilidad y la tecnología flexible serán cada vez más importantes a medida que los mercados de software sigan diversificándose. En el entorno del business, la interoperabilidad resulta fundamental para que los procesos empresariales y los flujos de datos no se vean interrumpidos, la automatización de operaciones sea posible y la inversión en nuevas tecnologías no sea un problema. 

DÉJANOS TU COMENTARIO